menu

lunes, 5 de noviembre de 2012

Rendimiento deportivo y nutrigenómica

¿Existe alguna base biológica que pueda explicar por qué hay personas que destacan en un deporte, mientras que otras no, a pesar de años de entrenamiento?

Estudios recientes han mostrado que las diferencias en el rendimiento deportivo entre diferentes personas están causadas - en alrededor de un 50% de los casos - por factores genéticos. La predisposición genética en el rendimiento deportivo es uno de los aspectos que más interés ha suscitado últimamente, ya que las diferencias genéticas son las que hacen que individuos bajo los mismos factores ambientales, con el mismo tipo de entrenamiento y dietas similares, muestren rendimientos diferentes para un deporte concreto. 

El perfil genético individual puede afectar sustancialmente al tamaño y la forma corporal, lo que puede predisponer a ciertos individuos a ser más eficientes en determinados tipos de deporte. 

De hecho, existen morfotipos específicos que a lo largo del tiempo han demostrado ventajas competitivas para cada disciplina deportivo. (Lo trataré en el siguiente artículo). 

Muchos de los factores genéticos involucrados en el aumento del rendimiento deportivo son genes relacionados de alguna manera con el procesamiento de nutrientes y la acomodación del metabolismo a la dieta, tanto cualitativa como cuantitativamente. A través de la lectura del genotipo individual de dichos genes, se puede utilizar esa información para adecuar y optimizar la dieta individual al rendimiento deportivo. Ejemplo:

Gen CKM (Creatine kinase, muscle; creatinina quinasa muscular): enzima citoplasmática involucrada en la homeostasis energética celular. Dentro de este gen hay una variante polimórfica con dos posibles alelos: A y G. Por lo tanto, existen 3 posibles genotipos: AA, AG y GG. El GG se caracteriza por una cierta desventaja funcional de la enzima, y sus portadores no sólo necesitan mayores  niveles de energía durante el ejercicio, sino que además la recuperación posterior es significativamente mayor. En este caso, los atletas necesitan tras el ejercicio mayor cantidad y calidad de proteínas que les permita recuperarse con mayor facilidad. 

I así podríamos hacer una lista larguísima de genes polomórficos que necesitan de una nutrición personalizada para aumentar el rendimiento deportivo de cada individuo.


Bibiografia
LORENZO, D. [et al]. Nutrigenómica y nutrigenética. Hacia la nutrición personalizada. Barcelona, 2011. ISBN: 978-84-938910-1-5


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada