menu

lunes, 12 de noviembre de 2012

Somatotipos y rendimiento deportivo

Medir más de 1,90 m en el caso de jugadores de baloncesto tiende a aportar cierta ventaja competitiva.

Muchas disciplinas deportivas han logrado alcanzar una posición dentro de la elite mundial gracias a los estudios realizados sobre las características morfofuncionales de los atletas, entre los que destacan los relacionados con la determinación del somatotipo y de la composición corporal

Cada especialidad o modalidad deportiva, ya sea individual o colectiva, tiene un patrón cineantropométrico específico y muy bien definido, que permite conocer cuáles son las características antropométricas que debería tener un determinado sujeto para lograr el mayor rendimiento en dicha especialidad. 

Se obtiene un análisis de tipo cuantitativo del físico de un sujeto que se expresa con una calificación de tres números: el componente endomórfico, el mesomórfico y el ectomórfico, respectivamente siempre por este orden.

El componente endomórfico representa la adiposidad relativa, el mesomórfico la robustez o magnitud músculo-esquelética relativa; y el ectomórfico representa la linearidad relativa o delgadez. Por ejemplo, si un individuo tiene una valoración de 2:7:2 (endo, meso, ecto) se trata de un sujeto de baja cantidad de tejido adiposo y gran cantidad de tejido muscular. 

Los deportistas de elite con un elevado volumen de trabajo generalmente tienen un gran componente ectomórfico, mientras que los deportistas de contacto presentan un gran componente mesomórfico.


Bibiografia
LORENZO, D. [et al]. Nutrigenómica y nutrigenética. Hacia la nutrición personalizada. Barcelona, 2011. ISBN: 978-84-938910-1-5


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada